Tuesday, November 3, 2009

La autoestima y el aprendizaje

La autoestima es una herramienta que juega un papel primordial en el proceso de desarrollo de cualquier persona. Como la palabra lo indica, la autoestima es cuánto me estimo a mí mismo, es el concepto y la evaluación que tengo sobre mí.

Se requiere de autoestima para aprender. Se ha comprobado que cuando un niño se siente bien consigo mismo, estará más motivado para trabajar en su propio beneficio.

Como padres, estamos en la labor de ayudar a nuestros hijos a fortalecer su autoestima y brindarles un ambiente optimista, lleno de anhelos, tranquilo, interesado y activo ante los estudios y ante la vida en general. Los niños construyen gran parte de su autodefinición a partir de la cultura familiar. ¡Recuerde que estamos educando en positivo!

La autoestima es invisible pero se materializa a través de la manifestación de acciones y expresiones personales. Se consigue cuando niño interactúa con el entorno y demanda un trato equitativo.

El psicólogo norteamericano Williams James expresó muy sabiamente una especie de fórmula matemática en donde decía que "la autoestima es igual a la relación entre logro y la aspiración".

Cuando un niño se estima poco así mismo y enfrenta un bajo desempeño escolar, tiende a "autocastigarse" con conceptos de pobre valor hacia su persona: "yo no sirvo…todos mis compañeros pueden más…no soy inteligente…no vale la pena estudiar…"

La autoestima no es innata. Fluctúa a medida que crecemos y experimentamos diversas etapas de nuestras vidas.

Apoye a su hijo en su proceso de búsqueda, para que cuando esté en la escuela sea capaz de expresarse, de explicarse, de preguntar y de confrontar de la mejor manera al maestro. Esto le facilitará el proceso de aprendizaje ya que en el caso de un niño que simplemente se calla por no sentirse seguro, puede sacrificar estas oportunidades y llegar a casa con muchas dudas sobre los temas impartidos.

El niño se siente bien cuando logra reconocimientos en la escuela y en la casa. Eso le realza la autoestima, aunque recuerde que la autoestima no lo es todo. También es importante la autoestima de cada uno de los integrantes del hogar, para obtener una familia que logre manejar con éxito la aceptación, las emociones, el pensamiento, las expectativas y el estrés.

Hágale ser responsable de sus errores sin emitir juicios descalificativos; sepa que su hijo tendrá derecho a etapas de ensayo y error. La aprobación o desaprobación que usted genere es de gran importancia para él. Trate de ser menos impulsivo con mensajes negativos y emita críticas constructivas. Explíquele en dónde está el error, dele una alternativa positiva, muéstrele como se hace, dé una respuesta gratificante y un mensaje positivo. ¡Dígale que usted está seguro que él lo logrará y que sólo es cuestión de práctica! Establezca consecuencias, forme el hábito con gentileza, sea firme y cariñoso.

Enseñe a su hijo a manejar su propia autoestima, a no aceptar que los juicios de otros ni las calificaciones escolares, definan la apreciación que él tiene de sí mismo.

No compare a su hijo con el desempeño escolar de otro compañerito o de algún miembro del hogar. ¡Somos seres individuales! Quizás a usted le sea fácil las matemáticas pero a su niño le cueste un poco más. No sea perfeccionista.

Dígale elogios cuando se está esforzando por aprender algo o por adquirir una nueva destreza. Muéstrese interesado y deje que su hijo también le enseñe cosas a usted. ¡Los padres también aprendemos!

Cuando un niño tiene su autoestima en positivo:

  • Mantendrá la actitud de "yo puedo hacerlo".
  • Asumirá la responsabilidad de elegir y aprender (yo quiero hacerlo)
  • Será perseverante y practicará hasta llegar a dominar el objetivo (yo pude hacerlo)

¡A querernos!

1 comment:

  1. ¡Excelente artículo!totalmente de acuerdo con lo que planteas.
    Dejo un enlace sobre el tema
    http://escuelapadrestuc.blogspot.com.ar/2012/02/trabajo-mi-autoestima.html

    ReplyDelete